¿Qué buscas?

Ricardo Piñero: “Cualquier búsqueda interesante tiene que ser compartida”

Ricardo Piñero: “Cualquier búsqueda interesante tiene que ser compartida”

Ricardo Piñero: “Cualquier búsqueda interesante tiene que ser compartida”

Entre el 5 y el 8 de febrero Navarra acoge las Jornadas del Consejo de Colegios Mayores de España. Uno de los invitados será Ricardo Piñero, catedrático de Estética y Teoría de las Artes, que dará una lección magistral sobre su disciplina a los asistentes. Presidente del Patronato del Colegio Mayor Belagua, reconoce que le hubiera gustado pasar sus años universitarios como colegial y nos explica qué es un Colegio Mayor –”no son hoteles“–, qué papel juega la Estética en ellos –“la clave de lo Estético no está en la organización de actividades”– y que pueden aportar los colegiales a la sociedad actual.

 

Presidente del Patronato del Colegio Mayor Belagua, ¿asistió a un Colegio Mayor en su época universitaria?

No. Mi familia quiso que fuera a un Colegio Mayor y yo no quise. Y después de cuarenta años me doy cuenta de que mis padres tenían razón y yo me equivoqué. He aprendido a que habría sido más feliz, aprendido más cosas… me lo habría pasado mejor y habría tenido una experiencia completamente distinta. Un error reconocido a cuarenta años vista, porque cuando uno es profesor universitario y se da cuenta de la vida que hay en los colegios dice: “¡Caramba! Fui bastante tonto al no participar en todo esto”.

 

Una de las cuestiones que aborda frecuentemente en sus conferencias y charlas es la de la necesidad que tiene el ser humano de crear sentido. Dentro de la pluralidad y diversidad que caracteriza al fenómeno de los Colegios Mayores, ¿podríamos encontrar una naturaleza común, un punto que compartan a la hora de pavimentar ese camino hacia la creación de sentido?

Vivir con sentido es lo que nos hace humanos. Y ahí hay que ejercer la inteligencia, la voluntad, la sensibilidad… Los Colegios Mayores tienen que ser conscientes de que no son hoteles, no es un lugar en el que uno come y duerme. Es un espacio en el que la Universidad no termina, sino que se amplifica. Se amplifica en el buen diálogo, en la buena conversación, en comportamientos educados, en gestionar las carencias que uno tiene y aprender de los otros, etc. Esa es su esencia, lo que son.

 

 ¿Qué papel juega la Estética en la formación de los jóvenes?

La Estética es una disciplina que no se entiende bien por el común de los mortales. Se piensa que está muy enfocado al adorno, a la ornamentación y nada que ver. La Estética es una teoría sobre la sensibilidad humana, es una disciplina que se dedica a estudiar la condición humana a través del análisis del arte, de la propia capacidad de sentir del individuo, de construir una sociedad con valores armónicos, etc. Los alemanes tienen una tradición en este sentido clarísima desde el Romanticismo. Es decir, la educación del ser humano desde el punto de vista profundo: la música, la literatura, la pintura… todas son retazos de la vida humana, que amplifican y forman mucho mejor al individuo.

 

¿Cómo podrían los Colegios Mayores crear un espacio o un contexto propio para su desarrollo?

Yo creo que hay muchísimos intentos. Uno de ellos es la planificación de actividades culturales. Y eso está bien, pero tiene un punto simplemente decorativo. Es decir, tú puedes hacer exposiciones en un Colegio Mayor o un concierto, e independientemente de si la gente asiste o no, la clave de lo Estético no está en la organización de actividades. Está en tener un programa claro de qué quieres lograr con esas actividades: si buscas, por ejemplo, potenciar el gusto estético, el interés por la belleza, el pensamiento crítico… eso sí es Estética en un Colegio Mayor.

 

Inspirándonos en alguna de sus conferencias en las que se abordan el “saber”, el “querer” y el “saber” del género humano a través del arte. ¿Qué es lo que los jóvenes de hoy saben, quieren y creen?

Los jóvenes de hoy en día, cuando llegan a la Universidad, lo que se dice “saber”, saben muy pocas cosas. Yo entiendo que la educación ha sufrido una devaluación. Por lo que respecta a lo que “quieren”, la edad universitaria es una etapa maravillosa para desatar el deseo. Muchas veces no saben lo que quieren, quieren muchas cosas al mismo tiempo, y eso hace que la vida en la Universidad sea muy interesante, porque suele haber gente con muchas inquietudes, aunque sean contradictorias en sí mismas. Y lo que creen… pues hay de todo. Hay gente que tiene creencias de tipo trascendente y otras que no. Ahí creo que también se ha perdido un poco la transmisión de creencias, de valores, de costumbres.

 

¿Y cree que los jóvenes buscan la belleza?

Yo creo que sí. Buscan lo que ellos creen que es belleza, que eso, a veces, hay que darle una vuelta, porque sí podemos saber lo que nos gusta, pero eso no es necesariamente belleza. Es muy difícil que nos pongamos de acuerdo en lo que significa este concepto y, sin embargo, todos tenemos una idea de lo que significa. La cuestión es compartirlo. Cuando estamos con otros, una de las cosas que deberíamos hacer es charlar, charlar sobre temas interesantes. Y algo que pueden aportar los Colegios Mayores son conversaciones de altura. Que la vida universitaria no se reduzca a cuestiones frívolas, sino tomarse algunas enserio. Y el arte, la belleza, la política y la religión están entre ellas.

 

¿Esa búsqueda se hace solo o acompañado?

La clave para los seres humanos es que vivimos con otros, es que somos con otros y somos para otros. Cualquier búsqueda interesante tiene que ser compartida. ¿Luego que sucede? Pues que, efectivamente, el beneficio o el protagonista de la búsqueda eres tú mismo. Pero cuando la búsqueda se hace con otros, se encuentra mejor y con más profundidad.

 

¿Y qué es lo que uno puede encontrar en ese trayecto?

Básicamente a vivir la vida. Parece una bobada, pero muchas veces no nos paramos a pensar qué quiero yo de verdad, qué me parece importante de verdad. Pasamos el día haciendo mucho, pero nos falta el espacio para reflexionar sobre a dónde quiero dirigirme. En esos momentos de compartir, de leer, de estudiar, uno aprende de la vida de los otros y mejora la suya. Y en el fondo va a querer buscar algo más interesante de lo que podría haber pensado solo.

 

En definitiva, ¿qué es ser colegial?

Vivir la Universidad por dentro, vivirla intensamente: desde el punto de vista del estudio, de la amistad, del pensar, del compartir… Son personas que salen de esta experiencia con una formación integral, humana y no sólo académica.