¿Qué buscas?

Héctor Urra esculpe la “fragilidad” en La Puerta Gótica del CMU Belagua.

Héctor Urra esculpe la “fragilidad” en La Puerta Gótica del CMU Belagua.

El artista pamplonés Héctor Urra ha inaugurado su exposición ‘Poética de la fractura’ en La Puerta Gótica del Colegio Mayor Belagua. Está compuesta por siete esculturas en madera y piedra que, según Urra, quieren transmitir simbólicamente dos mensajes: la “fragilidad” del ser humano y su “impulso creativo”. La exposición se puede visitar hasta el 10 de enero con entrada libre.

El artista asegura que el “hilo conductor” de su obra es la figura humana, que utiliza para explicar de forma simbólica “la toma de conciencia del paso del tiempo y, con ello, de nuestra propia fragilidad y la de la gente a quien queremos”. Además, con sus esculturas, también quiere mostrar “la fuerza humana de la creación, de qué forma, a través del oficio y la técnica, somos capaces de realizar grandes cosas”.

La escultura de Urra está concebida a modo de “homenaje” a grandes figuras de la Historia del Arte. Por eso, sus obras y el propio concepto de “fractura” guardan relación con un “aspecto arqueológico”: “Cojo un fragmento de todo aquello que aprecio, que me gusta, que valoro, y lo llevo a mi terreno”.

La piedra arenisca, el mármol y la madera de tilo son los materiales elegidos por Urra para las esculturas que componen esta exposición. Para el artista, “es importante la obra, pero es tanto o más importante el proceso, que está ligado a los materiales: al tacto, al oído, al conjunto de sensaciones que transmiten la madera y la piedra”.  Por eso, asegura que en sus esculturas se puede encontrar “un mensaje poético, mágico”, y espera de aquellos que las contemplen “una mente abierta, la voluntad de imaginar y soñar, de encontrarse con uno mismo y con las obras en un espacio muy íntimo”.

 

HÉCTOR URRA (Pamplona, 1973)

Héctor Urra ha realizado más de veinte exposiciones individuales comenzando en 1994, compaginado en ellas el dibujo, la pintura y la escultura. Si bien cursó Bellas Artes entre las ciudades de Salamanca y Bilbao, los espacios que más le han marcado artísticamente son Arteta en Navarra, Florencia en la Toscana y su ciudad natal, Pamplona.

De Arteta reconoce como su primer maestro al escultor Joxe Ulibarrena. A quien allá por 1990 lo formara, siempre agradecerá su acogida, su tenacidad, su energía y su dedicación transmitiéndole los fundamentos de las técnicas escultóricas.

De Florencia, del verano del 2012 en La Bottega degli Artisti, a los pies del Duomo Santa María del Fiore, lleva consigo los consejos de Lorenzo Calcinai, scalpellino de oficio y tradición con quien tuvo la suerte de trabajar. Igualmente, su amor, admiración y respeto por la técnica llevada al límite, son para Héctor Urra herramientas de viaje imprescindibles.

La docencia le ha llevado a trabajar 14 años como docente de talla en madera y piedra en La Escuela de Arte de Pamplona. No olvida a quienes con su dedicación, interés y pasión han sido su fuerza y motor. Al alumnado de la Escuela de Arte de quien dice siempre ha recibido mucho más de lo que ha dado, dedica esta muestra y su más sincero agradecimiento.